LA VIDA DIARIA

La vida cotidiana giraba en torno a muchas de las actividades que realizamos hoy en día.

Los niños del antiguo Egipto jugaban juegos similares a los que se juegan hoy. Parece que estas niñas están jugando a tirar de una cuerda (“tira y afloja”).

La vida familiar

La vida de la mayoría de los egipcios giraba en torno a la unidad familiar tradicional. Los esposos y padres trabajaban a cambio de bienes y alimentos, mientras las esposas y madres se quedaban en casa para criar a los niños y ocuparse del hogar. Sin embargo, a diferencia de otras sociedades antiguas, las esposas no se consideraban propiedad del esposo, sino compañeras en igualdad de condiciones.

 

Las casas

Una casa típica de una familia de clase media estaba hecha de con ladrillos crudos o adobe, y tenía pocos muebles. Podría tener un patio amurallado para los animales, tres habitaciones, un fogón para cocinar y un techo plano donde dormía la gente en las noches calurosas. Sencillas banquetas de madera, canastas de mimbre, bancos de adobe a lo largo de las paredes y camas de paja servían lo mismo de muebles que para almacenamiento. Es posible que en una pared hubiera un pequeño santuario dedicado a una deidad local.

 

Las casas de las familias prósperas con frecuencia se construían de piedra, con muebles tallados, patios, jardines exuberantes e incluso piscinas.

 

Adorno personal

Los antiguos egipcios creían que la apariencia personal bien cuidada complacía a los dioses, así como a las demás personas. La gente de todo nivel social se bañaba con regularidad y se adornaba. La ropa, las joyas, los perfumes, las pelucas y los cosméticos indicaban el género, la edad, la riqueza y el estatus de la persona.

 

Ganarse la vida

La sociedad del antiguo Egipto dependía de una gran cantidad de ocupaciones: agricultores, artesanos, artistas, comerciantes, soldados, escribas, doctores, sacerdotes, funcionarios del gobierno y otros.

 

Generalmente, un joven aprendía la ocupación de su padre, lo cual significaba que los hijos de los agricultores se hacían agricultores, y los hijos de los nobles se hacían sacerdotes o funcionarios del gobierno. Las jóvenes en general se quedaban en casa, pero a algunas se les permitía ser tejedoras, intérpretes de música, bailarinas o plañideras (que iban a llorar en los funerales).

 

En vez de dinero, a los trabajadores se les pagaba con alimentos y bienes que podían intercambiar por otras cosas que necesitaran.

Créditos fotográficos: Detalle de la pintura, Museo de Bellas Artes, Boston.

Este proyecto de traducción ha sido posible gracias a una subvención de la Greater Worcester Community Foundation y fue creado por estudiantes de Fitchburg State University en colaboración con el personal del FAM.