MOMIA DE NIÑA Y SARCÓFAGO,  sarcófago, siglo VI a.E.C.

Madera de sicomoro policromada, lino y cuentas de cerámica

 

College of the Holy Cross, Dinand Library, E. 103.05

 

Llevados a Worcester durante el siglo XIX, esta momia y su ataúd han sido objeto de un estudio detallado. Al parecer, fueron examinados mediante radiografía a principios del siglo pasado, poco después de que se inventara este proceso fotográfico. La inscripción en el sarcófago incluye el nombre Tanetpahekau, que puede traducirse aproximadamente como “es la hija de Pa-Hekaw (el dios de la magia)”. Por tanto, se pensó que la joven enterrada aquí pertenecía a un culto de magia que floreció durante la 26ta dinastía (656-525 a.E.C.).

‚Äč

Estudios recientes sugieren que este sarcófago fue repintado en tiempos modernos. Las momias infantiles se exportaban fácilmente y fueron populares en el próspero mercado de antigüedades para turistas occidentales que surgió en Egipto durante la década de 1890. El pintor que decoró este sarcófago copió los diseños de un original antiguo, pero en muchas partes los malinterpretó. En la pintura antigua, los cuatro hijos de Horus, por ejemplo, siempre se identifican con jeroglíficos adyacentes. Aquí, los nombres faltan o están incompletos. El ataúd fue tallado de madera vieja, probablemente saqueada de una antigua necrópolis; las vendas y la red de cuentas también parecen ser antiguas.

Este proyecto de traducción ha sido posible gracias a una subvención de la Greater Worcester Community Foundation y fue creado por estudiantes de Fitchburg State University en colaboración con el personal del FAM.