MOMIAS + TUMBAS = IMMORTALIDAD

 

Para los antiguos egipcios, la muerte no era el fin de la vida, sino el comienzo de la inmortalidad y una placentera vida en el más allá. En la vida de ultratumba, las almas de los muertos podían viajar, comer, beber y en general vivir como lo habían hecho en la tierra, sólo que mejor.

 

Para garantizar la inmortalidad, el cuerpo y el semblante del muerto se preservaban mediante la momificación. Las estructuras de tumbas y templos protegían a la momia y las posesiones que necesitaría en la vida después de la muerte.

Este proyecto de traducción ha sido posible gracias a una subvención de la Greater Worcester Community Foundation y fue creado por estudiantes de Fitchburg State University en colaboración con el personal del FAM.